Un Nuevo Espíritu Parte Uno

¿Qué Vera Usted En La Sulamita?

Mensaje por el ex secretario de Lenguajes Mundiales El Obispo Félix García durante la Asamblea 84a, editado para su publicación. Por el Mensajero del Ala Blanca para la edición del 11 de noviembre de 1989.

“¿Quién es ésta que se muestra como el alba, Hermosa como la luna, Esclarecida como el sol, Imponente como ejércitos en orden?Al huerto de los nogales descendí A ver los frutos del valle, Y para ver si brotaban las vides, Si florecían los granados. No lo supe: hame mi alma hecho Como los carros de Amminadab. Tórnate, tórnate, oh Sulamita; Tórnate, tórnate, y te miraremos. ¿Qué veréis en la Sulamita? Como la reunión de dos campamentos.” (Cantares 6:10-13).

Empecé mi ministerio hace un poco más de 33 años en 1956. Recuerdo que pensé cuando empecé que no pasaría mucho tiempo hasta que todos nosotros seríamos perfectos. Realmente pensé que llegaríamos a la perfección en poco tiempo. Lo que vi y oí me hizo pensar que el tiempo era muy corto. Pensé que para ahora estaríamos caminando sobre un terreno de perfección. Por supuesto, no es así. Todavía estamos luchando con cosas que eran manera evidente en aquellos días. De hecho, hay quienes piensan que la Iglesia era mejor en aquellos días que en la actualidad. Al escuchar algunas reminiscencias del pasado, uno tiene la impresión de que en lugar estarían viviendo en los viejos tiempos que ahora. Tal vez eso sería bueno para algunos, pero no es para mí. Estoy feliz de ser parte de la Iglesia en estos últimos días. Estamos viviendo en tiempos emocionantes. Son tiempos de clímax y tiempos de cumplimiento en el horario santo de Dios para la Iglesia.

El papel de la Iglesia y su final dramático será el período más estimulante y emotivo de su vida. La expectación llena la Iglesia hoy como nunca antes.

A pesar de la situación aburrida que puede rodearnos, la Iglesia, en su conjunto, no está a punto de ser consumida por el pecado. Ella no será cautivada por el mal. Ella no se erosionará y se desintegrará. Ella no será dominada por hombres malvados para descarrilarse de la llamada y misión divina de Dios. No, no veo esto en la Escritura. Lo que veo en la Escritura es una Iglesia gloriosa.

“Para santificarla limpiándola en el lavacro del agua por la palabra, Para presentársela gloriosa para sí, una iglesia que no tuviese mancha ni arruga, ni cosa semejante; sino que fuese santa y sin mancha.” (Efesios 5:26, 27). Esto es lo que veo en la Biblia acerca de la Iglesia de Dios.

El plan de Dios para la Iglesia no puede ser alterado, ni por el designio del hombre ni por las fuerzas del diablo. Lo que Él ha pre-ordenado para ella en Su Santa Palabra no será cambiado. Ni siquiera las puertas del infierno prevalecerán contra ella (Mateo 16:18). Tal es el destino de la estructura general de la Iglesia. Esta Iglesia, la Iglesia de Dios, fue creada exclusivamente por un Creador santo, divino y eterno, y debido a su origen único y por su creación única realizada por este Creador Santo, Divino y Eterno y porque ella es uno con el Creador tiene las mismas virtudes hoy. Por tanto, es una Iglesia santa, una Iglesia divina, una Iglesia eterna.

“Porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos. Por esto dejará el hombre á su padre y á su madre, y se allegará á su mujer, y serán dos en una carne. Este misterio grande es: mas yo digo esto con respecto á Cristo y á la iglesia.” (Efesios 5:30-32).

Una vez más, debo decir que la Iglesia aún no es perfecta. Note que dije TODAVÍA. Todo lo que uno tiene que hacer es mirar a su alrededor para encontrar numerosas discrepancias en ella. Pero la intención de Dios es cambiarla. Él va a cambiarla y hacerla lo que Él quiere que ella sea. Lo hará, aunque tenga que reemplazarnos a todos. Lo que usted ve en la Iglesia de Dios hoy quizá no sea lo que finalmente obtendrá, porque si no está dispuesto a cambiar, será reemplazado. Él lo hará aunque Él tenga que reemplazarnos a todos con personas que obedecerán y seguirán la dirección del Espíritu Santo. El personal administrativo puede cambiar. Puede llamar a otros hombres y mujeres a la dirección de esta Iglesia. La estructura divina y santa y su diseño bíblico no cambiarán, porque está en la Biblia. La Palabra no cambia; Dios no cambia, y Él lo cumplirá a cada punto y cada pedacito. Su peculiar mensaje de un solo Dios, una fe y una Iglesia para todos no puede cambiar. Y no podemos dejarlo caer de nuestro repertorio de mensajes de predicación, porque no originamos tal idea. Esa idea vino del Autor de la Biblia. La singularidad de ser Su única y única Iglesia no cambiará, porque una vez que la escogió, la escogió para siempre. Estos hechos bíblicos están reservados para Su santa y gloriosa Iglesia.

El Cantares es conocido por ser una alegoría, que representa la relación que existe, o que debería existir, o que existirá entre Cristo y la Iglesia. Desde el principio en el Cantar de los Cantares, el Señor está cortejando o tratando de obtener su atención siendo cortesía de su belleza. La adulación de sus palabras la llena de admiración; Sin embargo, su pasión despertada y las emociones que se elevan dentro de ella son tímidamente y tímidamente contenidas así que Él la llama.

En el capítulo dos dice: “…Levántate, oh amiga mía… y vente.” (V. 10), Pero ella sigue escondiéndose en la hendidura de las rocas y en los lugares secretos. Él le suplica:

“Mi amado habló, y me dijo: Levántate, oh amiga mía, hermosa mía, y vente. Porque he aquí ha pasado el invierno, Hase mudado, la lluvia se fué; Hanse mostrado las flores en la tierra, El tiempo de la canción es venido, Y en nuestro país se ha oído la voz de la tórtola; La higuera ha echado sus higos, Y las vides en cierne Dieron olor: Levántate, oh amiga mía, hermosa mía, y vente. Paloma mía, que estás en los agujeros de la peña, en lo escondido de escarpados parajes, Muéstrame tu rostro, hazme oir tu voz; Porque dulce es la voz tuya, y hermoso tu aspecto.” (Cantares 2:10-14).

Finalmente, su estimulada pasión por Su amor es demasiado y ella se embarca en una búsqueda por Él. “Levantaréme ahora, y rodearé por la ciudad; Por las calles y por las plazas Buscaré al que ama mi alma: Busquélo…” (3:2).

El amor continúa en la expresión de la pasión intensa. Él describe delicadamente su anatomía usando comparaciones de cosas consideradas hermosas en sus ojos. Las cosas se ponen muy serias, y en el capítulo 5 hay un intento por parte de su pretendiente de estar con ella, pero, debido a sus vanas consideraciones y su preocupación, ella pierde su deseo de toda la vida de ver a su amada y Para estar con Él.

“Yo dormía, pero mi corazón velaba: La voz de mi amado que llamaba: Ábreme, hermana mía, amiga mía, paloma mía, perfecta mía; Porque mi cabeza está llena de rocío, Mis cabellos de las gotas de la noche.” (5:2).

Ella responde: “Mi amado metió su mano por el agujero, Y mis entrañas se conmovieron dentro de mí. Yo me levanté para abrir á mi amado, Y mis manos gotearon mirra, Y mis dedos mirra que corría Sobre las aldabas del candado. Abrí yo á mi amado; Mas mi amado se había ido, había ya pasado: Y tras su hablar salió mi alma: Busquélo, y no lo hallé; Llamélo, y no me respondió.” (5:3-6).

¡Qué tremenda historia! Creo que nosotros también hemos perdido tal oportunidad por estar demasiado preocupados por nuestra comodidad personal y ser lo suficientemente negligentes como para perder una visita divina. ¿Cómo podría alguien estar tan orgulloso y tan tonto? ¡Oh Dios, ayúdanos a ponerte primero! Creo que el Espíritu Santo, ha estado tratando de llamar nuestra atención. Creo que Dios ha estado tratando de llamarnos al arrepentimiento, al reconocimiento, a un caminar más cercano con Él. Dejarlo entrar significaría la mayor comunión con el Señor que hemos experimentado. Nuestro orgullo y nuestra preocupación se interpusieron en el camino e imprudentemente seguimos pensando que tenemos las cosas bajo control, hasta que el Espíritu Santo tuvo que llamarlo a nuestra atención.

Durante mucho tiempo, no hubo respuesta. “Búsquelo, y no lo hallé; Llaméelo, y no me respondió.” ¿No es horrible? Ella continúa sin embargo. Sorprendida por la comprensión de que ella acaba de perder la oportunidad de una vida entera se embarca en una búsqueda de su Amado que la verá a través de alguna adversidad. Perdió la dignidad, mucho consuelo y sufrió golpes y resultó herida. “…Llamélo, y no me respondió. Halláronme los guardas que rondan la ciudad: Hiriéronme, llagáronme, Quitáronme mi manto de encima los guardas de los muros.” (5:6, 7).

Fue un momento lamentable para ella, pero no había terminado. Poseída por el gran deseo de verlo, obviamente se arrepiente de su abandono a Su vocación y comienza a modelarse seriamente y recupera su belleza y dignidad, y recibe curación por todas sus heridas internas y físicas. ¡Alabado sea Dios por el perdón!

Hoy veo el perdón en la Iglesia, porque veo a la Iglesia arrepentida. Creo que nos damos cuenta de que nuestra locura ha sido costosa y estamos interesados en ver un fin a esto. Nuestros altares han estado vacíos por mucho tiempo. Nuestros servicios han sido secos y sin vida demasiado tiempo. Nuestro ministerio ha sido, en muchas áreas, demasiado ineficaz. Hemos experimentado poco o ningún crecimiento, no hay milagros, no hay manifestaciones verdaderas del Espíritu Santo. Particularmente, y en su mayor parte, estoy hablando de aquí en los Estados Unidos. Esta ha sido una prueba difícil.

Visité un pastor el año pasado justo antes de la Asamblea. Cuando llegamos a su iglesia local admiraba su edificio. Era agradable con todas las instalaciones, y le dije: “Oh hermano, esto es agradable, oh qué bonito edificio – aulas, una cafetería.” Él respondió, “Este es un lugar agradable pero, ¿creerías que no he Bautizó a alguien en ese baptisterio en meses? ¿Creería que nadie ha sido salvo en este altar en varios meses? ¿Creería que no estamos haciendo ningún bien aquí? “Si le pregunté cuántos de ustedes han experimentado eso en sus iglesias locales estos últimos años, ustedes sabrán a lo que me refiero. Todos estamos desconsolados pero sabemos dónde está la respuesta. ¡Apoderarse de Dios! ¡Apoderarse de Dios!

He oído que ellos tuvieron un avivamiento en esa iglesia local y Dios los ha bendecido con nuevos miembros – personas siendo salvas, bautizadas en agua y agregadas a la Iglesia. Esto es lo que tiene que ocurrir. Debemos tener un gran deseo de estar cerca de Dios. Él nos ama y el Espíritu Santo ha traído esto a nuestra atención diciendo: “¡Arrepiéntanse! ¡Arrepiéntanse! ¡Arrepiéntanse! “Creo que la Iglesia ha decidido que debemos tener a Dios. Puede que haya unos cuantos “moribundos” que quieran aferrarse a su arrogancia y, erróneamente, están tratando de traer un remedio mundano a un problema espiritual. Necesitamos apoderarnos de Dios. Creo que la Iglesia está en una actitud de contrición.

Ha Continuación estaremos publicando la siguiente parte de este articulo…