Id por todo el Mundo

El pasado Supervisor General, Robert J. Pruitt, en su mensaje anual a la 98va Asamblea General del 2003 habló estas palabras bajo el subtítulo  “Id Por Todo El Mundo”.

“En ambos pasajes de la Escritura...en los cuales hacemos referencia a la  “gran comisión”, vemos la palabra “Id”. Eso no quiere decir que vaya a buscar  un asiento cómodo y se siente a mirar la acción. Significa envolverse, ir a donde  está la acción y dar de su tiempo, medios, y talento para Cristo y La Iglesia de  Dios. El mandato para que vayamos por todo el mundo a predicar el evangelio  completo a toda criatura es absolutamente increíble que tengamos en cuenta las  distancias para viajar y los obstáculos en frente de nosotros tales como lenguajes,  confusión, ignorancia, religiones falsas, y guerras entre las naciones. Algunos o  todos estos Satanás los usaría para apartarnos de nuestra tarea. Pero el mandato  insiste más fuerte en nuestra atención y no podemos encontrar ninguna excusa  para ponerlo a un lado. Está todavía ahí y debemos encontrar un medio para lograr  hacer el trabajo. Eso recae sobre nosotros desde cada continente, cada nación,  cada estado, cada ciudad, y cada isla donde hay una riada de “criatura” humana  perdida y sin Dios. Pero el mandato está todavía ahí “...Id por todo el mundo;  predicad el evangelio á toda criatura”.

Miramos sobre nuestra escasez de fondos y escasez de gente para ir y tenemos  tendencia a desmayar por falta de valor para hacer algo con respecto a eso. Pero  el mandato está todavía ahí: “Id por todo el mundo; predicad el evangelio á  toda criatura”.

¿Nos daría Dios una tarea que no podemos realizar? Recuerde el  cierre de las palabras de la gran comisión,

“...y he aquí, yo estoy con vosotros todos  los días, hasta el fin del mundo”. ¡Qué bendición adicional al mandato de llevar el  mensaje maravilloso del evangelio completo por todo el mundo! Pero todavía no  tenemos gente suficiente para alcanzar a los existentes que son más de seis billones  de almas en el mundo y una población que está creciendo más rápido que nuestras capacidades que son para hacer frente a eso. ¿Qué podemos hacer? ¿Cómo  podemos alcanzar a toda criatura cuando parece que el rapto está muy cerca de  nosotros? ¿Exigiría Él más de nosotros que nosotros estar dispuestos a hacerlo aún  después que Él ha prometido estar con nosotros hasta el fin del mundo? Recuerde  que, la Iglesia estará perfecta y aparejada para el rapto para que  “...presentemos  a todo hombre perfecto...” para ese acontecimiento (Col. 1:28). En sí eso tomará  mucha enseñanza y predicación para realizarse. Eso requerirá algo sobrenatural,  ¿no es así? Sí, lo será, y nuestro Señor maravilloso también ha proveído para eso.

No solamente Él estará con nosotros hasta el fin del mundo, sino que Él va a tener  una parte muy activa en ayudarnos para que terminemos la labor. Escuche detenidamente a lo que la Palabra nos está diciendo:

Isaías 5:26: “Y alzará pendón a gentes de lejos, y silbará al que está en el cabo  de la tierra; y he aquí que vendrá pronto y velozmente”. Zacarías 10:8, 9: “Y les silbaré y los juntaré, porque los he redimido; y serán  multiplicado como fueron multiplicados. Bien que los sembraré entre los pueblos,  aun en lejanos países se acordaron de mí...”. “...Hablamos de la comisión de ir por todo el mundo y a toda criatura con el evangelio completo y esa es una tarea enorme aun cuando estamos haciendo nuestro  mejor con la ayuda del Señor.

Para el hombre natural es casi incomprensible.  “Sin embargo, no nos rindamos en este momento. Con quien estamos tratando es  con el que alimentó una multitud con cinco panes y dos peces. Él levantó a Lázaro  y al hijo de la viuda de Naín de la muerte. Él sanó a las multitudes, que tenían toda  clase de aflicciones, enfermedades, y dolencias, así como también a los lisiados y  a los ciegos. Él es un obrero de milagros. ¿Cómo podemos hacer de todo esto?...

No estamos solos y Él tiene un papel muy importante en la conclusión de esta era... Ahora, ¿siente usted la carga más ligera? ¡No estamos solos! De lo que carezcamos  en el cumplimiento de la “Gran Comisión” Él con un arrebato final terminará la era  con un “silbido” que se va a oír alrededor del mundo. “...Hay algunas cosas poderosas por delante para nosotros, Iglesia de Dios.  Este no es un cuento de fantasía o de hadas. Aun cuando no entendemos en  este momento lo que es, comprendemos lo que va a hacer. El Señor va a atraer  la atención de todo el mundo con un último arrebato que Él llama un “silbido” que  podría cubrir el mundo de la noche a la mañana...Nuestra comisión imposible de  alcanzar a todo el mundo podría terminarse rápido”. “...Hay millones de almas que van a la eternidad todos los días y no sabemos  cuánto tiempo tenemos para laborar. Deberíamos creer como si todo depende de Dios pero laborar como si todo depende de nosotros. Si hacemos nuestra parte no cabe duda de que el Señor hará la Suya... “¿Estamos preparados espiritualmente para estos acontecimientos emoción antes? ¿Estamos preparados para el silbido que va a salir de los labios de nuestro  Salvador y Cabeza de La Iglesia de Dios para ir a los confines de la tierra? El  acontecimiento debe ocurrir. Es una profecía, que está registrada, y de necesidad, que no fallará en cumplirse.”