Sobre el Instituto de Enrenamiento Biblico

La preocupación de A. J. Tomlinson concerniente al entrenamiento Bíblico fue expresada con estas palabras:

“Hemos caminado lento y pesado por trece años sin una escuela regular de entrenamiento bíblico de la Iglesia. “Alguna de nuestra gente ha asistido a otras escuelas y si la Iglesia de Dios no la ha perdido completamente, ellas han perdido su celo fogoso por la Iglesia de Dios al asistir a las escuelas cuyos instructores no estaban interesados en la Iglesia de Dios si es que no se declaraban enemigos de ella. A veces he pensado aventurar a instituir una escuela yo mismo y confiar en el Señor para los gastos.

Casi estoy listo hoy para hacerlo si la Asamblea no siente que puede tomar la responsabilidad y aventurarse. Pero no quisiera tomar la responsabilidad de un asunto tan importante sin la aprobación de este cuerpo honorable. “Al mencionar una escuela, no me refiero a una escuela para instruir a los niños. Hasta que podamos mejorar, tendremos que depender de nuestro sistema escolar común para la educación común. Más me refiero a una escuela donde nuestra juventud puede tomar un curso de entrenamiento bíblico y misionero.

Aquellos que sientan un llamado especial para entrar al ministerio, tanto jóvenes masculinos como jóvenes femeninos, deberán tomar un curso minucioso de entrenamiento bíblico. Cada ministro enviado deberá conocer meticulosamente su Biblia. Un curso de seis meses o un año obrará maravillas en la preparación de un mejor servicio. “No solamente es necesario para los que entran al ministerio tomar este entrenamiento, pero cada varón joven y mujer joven deberá prepararse a sí mismo para la obra de la Escuela Dominical en sus diferentes departamentos. Necesitamos superintendentes capacitados y especialmente maestros capacitados para las clases de Escuela Dominical.

“Apenas siento que puedo hacer esta apelación muy fuerte. Siento que algo deberá hacerse inmediatamente. Hasta este momento he sentido que no podíamos, pero esa excusa casi, si no totalmente, ha desaparecido hoy. Como Cáleb en la antigüedad, creo que somos totalmente capaces de subir y conquistar la tierra. Como David, el niño pastor, creo que podemos salir al encuentro y matar al gigante. Hago una apelación sincera que este asunto no sea pasado por alto más tiempo. Hay que hacerle frente a la tormenta, y escalemos las alturas, y hagamos algo en esta Asamblea. Hay que reunir el coraje y la fe suficiente, hasta que podamos “reírnos ante las imposibilidades y clamar, esto se puede hacer”. Pablo dice: “la esperanza no avergüenza,” y como tengo esperanza de este asunto, no me avergüenzo” (Mensajes Anuales Históricos Vol. 1, paginas. 91, 92).

Debido al valor del IEB, M. A. Tomlinson en el 1945 animo la expansión de la escuela a otros países. Él dijo:“Estoy agradecido por el bien que se ha logrado en el Campamento de Entrenamiento Bíblico. Todo lo que se ha logrado por los maestros fieles y aquellos que se encargan de la promoción de la obra son muy apreciados. Mientras que creemos que se ha logrado mucho bien, sin embargo, siempre estamos buscando un mejor método de trabajo para que se pueda hacer mejor trabajo...Años atrás el Supervisor General (A. J. Tomlinson) inicio el slogan—como hacemos en los estados así hay que hacer en los países. Así es como creemos que la obra de la Iglesia de Dios debe ser. Debe ser lo mismo en todo lugar de modo que al ir de un lugar al otro no se pueda detectar ninguna diferencia. La mejor manera que yo sé que se puede lograr esto es por medio de entrenarlos así como a nuestro pueblo se le enseña aquí. Creo que puede lograrse más de esta manera que al traer a nuestra gente de los diferentes países a los estados para asistir al Campamento de Entrenamiento Bíblico porque podemos ensenarle a más obreros” (40ta MA, págs. 29, 30).

Concerniente al IEB el Supervisor General, Robert J. Pruitt, en su Mensaje Anual a la 88va Asamblea General de La Iglesia de Dios en el 1993 dijo lo siguiente: “El ultimo, pero no el de menos importancia entre los auxiliares, lo es el Instituto de Entrenamiento Bíblico. Este brazo vital de entrenamiento recibió un golpe fatal recientemente, pero el espíritu del mismo está lejos de la muerte. Este es un auxiliar muy importante, ya que únicamente la Iglesia puede enseñar la Iglesia...“

Estamos haciendo todo lo posible por restaurar el departamento del IEB con sesiones de enseñanzas en la primavera de 1994. Eso quiere decir que pronto lo efectuaremos. No sabemos cómo lo vamos a hacer, pero si es la voluntad del Señor pronto tendrá noticias demuestra parte a través de sus supervisores y pastores, además por vía de La Luz Vespertina. La Iglesia tiene que mostrar "la casa a la casa", y nada ha podido hacer tal cosa con más éxito y eficiencia que el IEB. Por tanto, debemos buscar a Dios en oración al respecto” (88 va MA 1993, pág. 38)