Un Mensaje Oportuno

Este mensaje oportuno fue tomado de las secciones de nuestro amado Supervisor General, Obispo A.J. Tomlinson, en su Mensaje Anual en 1923. ¡Oh, cuán oportuna es para nosotros hoy!

Remprimido en la Publicacion Levantate, Resplandece Marzo 2013 Vol. 7 Edicion 3

“Ahora estamos en los últimos días que van a tratar el metal en todos los hombres para demostrar qué tipo es. Si un hombre puede dejarse seducir a todo, él será seducido ahora. Ciertos hombres se están sumando a su trabajo mortal en todo el mundo. Falsos cristos y falsos profetas ahora están en su puesto de trabajo al igual que Jesús dijo que vendría. Muchos están mostrando señales y prodigios y hablando palabras infladas para seducir a todos los que no están tan arraigados y que aun puedan tener el nombre de los elegidos. Todos, menos los elegidos serán seducidos y conducidos en un poder engañoso, y un cabestro puesto sobre ellos que ellos nunca podrán librarse. Los hombres malos y engañadores ahora están en depilación de mal en peor, engañando y siendo engañados, tal como Pablo profetizó. Muchos de los que han sido nuestros propios están ahora en la hiel de amargura por no ser capaz de pararse en contra de espíritus seductores. Pero todos los que han sido capaces de detener la marea y montar las olas de dudas y temores son más altos en espiritualidad y más llenos de una valentía dado solamente por Dios, que jamás hayan visto.

¿Quién no quiere ser un héroe ahora? Quién no le gustaría hacer caso a la llamada de atención por el gran apóstol Pablo, cuando dijo: ‘Velad, estad firmes en la fe; portaos varonilmente, y esforzao.’ A ser un hombre débil ahora significa ser seducido y extraviado. A ser desalentado ahora significa renunciar al trabajo mismo que Dios os llamó hace años atrás. Para caer detrás de las filas principales ahora es ser capturado por los guardias avanzados del enemigo que siempre están recogiendo rezagados. Yo profetizo que algunos que han sido buenos hombres pronto van a morir y sus cuerpos serán depositados en la tumba fría, fría, y todo porque se han confundido y no han podido valientemente enfrentarse a la tormenta de la batalla en contra de ellos.

Se ha dicho que la mejor manera de resistir al enemigo en una batalla defensiva es librar una batalla fuerte ofensiva. Justo en solo tratara de vivir ahora bajo la ducha enorme de tiro y cáscara significa derrota y aniquilación total. La única forma segura de vivir es unirse a las filas de los que son fuertes y audaces en su declaración de la verdad y la razón. Uno debe realmente rendirse a si mismo como hombres y ser fuerte, o sea absorbido por ese espíritu que está listo para aplastar y devorar cada debilucho. Pablo manda a retirarse de personas orgullosas que no se conforman a las sanas palabras y doctrina que es conforme a la piedad. Tales personas son peligrosas porque están poseídos por un espíritu de contienda, envidia, blasfemias, malas sospechas, y supongamos que la ganancia es la piedad. Al apartarse de tales personas es un medio de protección para no caer en la misma trampa. Pablo también insiste en que los santos de Dios deben alejarse de las personas que son implacables y avaros, jactanciosos, calumniadores, traidores, impetuosos, y altruista, aunque pueden tener una forma de piedad. De hecho estos son tiempos peligrosos, cuando los hombres se van a quedar atrapados en las redes del engaño y así tan estrangulados por los poderes de la adulación y de otra manera que nunca se escaparán.

Si falla en todo lo demás, yo no quiero dejar de inspirar valentía y de los soldados ahora en el gran campo de batalla contra el pecado y el engaño. Tengan valentía mis hermanos y hermanas, tenemos que ganar hoy en esta gran lucha por lo justo. Se cuenta la historia de uno de los generales durante la Guerra de la Independencia, que es muy impresionante. Las probabilidades estaban en contra de las fuerzas estadounidenses y se acercaba el tiempo para otra batalla. Este general se dirigió a sus hombres temprano en la mañana y dijo: “Muchachos, tenemos que ganar hoy.” Su gallardía y valentía en la batalla hizo que sus hombres de exponieran todas sus fuerzas. Corrieron a la lucha con valentía impávida y el enemigo vencido fue. El valiente general no resultó herido, incluso en la batalla, y su esposa no se quedó viuda. Sin duda, podemos tener la misma clase de valentía en esta revolución que es de importancia tan enorme en este momento.

El año pasado ha sido uno de acontecimientos emocionantes para la Iglesia de Dios. A veces la Iglesia ha sido tan completamente oculta a la vista de algunas personas como la estrella de Belén estaba oculta a los sabios mientras se encontraban en las calles de Jerusalén. El hecho es que la estrella no estaba en la gran ciudad de Jerusalén, pero en el pequeño pueblo de Belén. Aunque estos hombres sabios estaban entre los grandes edificios de la gran ciudad que no podían ver la estrella, pero estos magos eran lo suficientemente sabios como para alejarse de los grandes edificios y tomar el camino estrecho que conducía a Belén.

Entonces la estrella fue vista de nuevo, y nunca perdió de vista nunca más hasta que los guio hasta el lugar donde el pequeño hijo Jesús fue encontrado. Si los que han perdido de vista la Iglesia sólo saldrán de entre los grandes edificios de la ciudad o lo que la obstrucción es y estar dispuestos a tomar el camino estrecho que nuestro Salvador ha pisado, la Iglesia volverá a brillar en su belleza como antes. La Constitución y otras normas y leyes y legislaciones son algunos de los obstáculos. Tenemos que salir de entre esas rascacielos mundanos y tomar el camino humilde, entonces la estrella de la esperanza brillara de nuevo. Se ha declarado en repetidas ocasiones que la Asamblea de la Iglesia de Dios no es un órgano legislativo, pero solamente judicial, que escudriña las leyes ya hechas por nuestro Señor y transmitida a nosotros por sus santos apóstoles. Pero a pesar de las primeras prácticas y la declaración de que no era legislativo, se hizo legislativo en la constitución y los setenta ancianos con el Supervisor General teniendo plenos poderes y autoridad para “designar las reglas de gobierno, enseñanzas y principios para las iglesias locales”, y las iglesias locales están obligados a poner en el yugo y someterse a ella no importando lo irritante que es, y ninguna persona tiene derecho a levantar su voz en contra de una medida, siendo que no sea reportado y expulsado por completo.

Hay menos libertad de expresión en la Iglesia con esa constitución que hay en los Estados Unidos de América en virtud de su constitución. Y además de estas cosas ya mencionadas, este cuerpo legislativo de los hombres se perpetúa. Doce de ellos están en su posición de por vida, a menos que algunos se rigen por otros de su propio cuerpo, y nadie, ni siquiera la Asamblea, tiene jurisdicción alguna sobre ellos. Estos doce tienen la autoridad para seleccionar y poner a los setenta, o cualquier parte de ellos. Así pues, en realidad, todo el gobierno está en manos de unos pocos hombres, que pueden que no le hagan caso a Dios si ellos quieren. Y si alguien se opone a sus acciones y decisiones, se le acusa de deslealtad y son excluidos de la membresía. Entonces, también, este mismo número pequeño de los hombres tienen poder para “crear nuevos puestos y otros y llenarlos”, cuando a su juicio las necesidades puede requerir.

La Iglesia de Dios es un gobierno teocrático administrado por la dirección inmediata de Dios. Pero esta Constitución y las demás medidas que condujeron a ella han hecho Oligarquía-un gobierno en el que el poder supremo está en manos de unos pocos.”

Me alegro de que hoy la Iglesia de Dios sigue creyendo en el gobierno teocrático. No lo vamos a hacer si no estamos bajo la dirección inmediata de Dios.